Los primeros huéspedes y las cosas que han pasado este verano

¿Como estáis? Hemos sido bautizados por la rica naturaleza japonesa, desde el calor extremo hasta los fuertes tifones.

 

En fin, como ya sabéis, nos trasladamos a vivir a Miyama, Kyoto, desde Barcelona ya hace un tiempo, ​​y reformamos una casa japonesa abandonada con techo de paja donde hace pocos meses hemos abierto una casa rural. Estábamos bastante preocupados por si vendrían clientes a alojarse o no. Pero ya a mediados de julio, ¡los primeros huéspedes se alojaron en nuestra casa! El primer día siempre es difícil, pero todo fue sobre ruedas, no hubo ningún problema y se fueron muy contentos. Después de los primeros clientes, las reservas siguieron llegando. ¿Sabéis qué? ¡Desde mediados hasta finales de agosto nuestra casa estuvo llena todos los días! ¡Gracias a Dios!

 

En realidad, se lo deberíamos agradecer al Daruma.

 

Hace unos 10 años, visitamos la ciudad de Takasaki que es famosa por sus Daruma. Un Draruma es una muñeco que los japoneses suelen comprar cuando se proponen llegar a un objetivo. Cuando compras un Daruma, no tiene los ojos pintados. Así pues, cuando decides e inicias un proyecto concreto le pintas un ojo, y trabajas duro para conseguirlo, y luego, cuando has conseguido el objetivo le pintas el otro ojo. A Tina le encantan los Darumas. Así que desde que visitamos Takasaki la primera vez, cuando empezamos un gran proyecto, compramos un Daruma y le pintamos un ojo, y luego, cuando conseguimos cumplir el objetivo, le pintamos el otro ojo.

 

Gracias a Daruma o no, hubo otra cosa memorable este verano.

 

Mi libro de fotografía se publicó en Italia este verano, ¡y los libros llegaron a nuestra casa en Miyama! Este libro de fotos está diseñado y encuadernado de una manera muy original. ¡Espero que tengáis la oportunidad de echarle un vistazo cuando nos visitéis!

 

Bueno, pero no todo fue maravilloso este verano. Especialmente, el calor de Kioto fue insoportable. Estuvimos varios días a más de 37 grados, en Miyama que según el gobierno de Kioto está certificado como «zona de nieve intensa». Incluso Tina, que creció en Barcelona con el sol del Mediterráneo, se sorprendió con el calor y la humedad que hace aquí.

 

La casa rural tiene aire acondicionado pero nuestra casa no lo tiene. Así que cuando ya no podíamos soportar más el calor nos íbamos al río, a solo un minuto a pie de casa. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nadé en un río. ¡Pero fue maravilloso! A Tina, que le encanta el mar, también le gustó mucho. En realidad ahora el verano ya ha terminado y nos sentimos aliviados, pero al mismo tiempo, estamos un poco tristes ya que no podremos nadar en el río hasta el próximo verano!

 

Como vivimos en una casa sin aire acondicionado, nuestros vecinos parecían estar preocupados por nosotros. Este verano nos han regalado muchas verduras, yo diría que más de lo habitual. 🙂

 

Por cierto, hablando de comida.

 

Quizás pensaréis que no podemos conseguir pescado fresco en un pueblo de escondidos en las montañas de Miyama. ¡Incorrecto! Una vez a la semana, una pescadería móvil nos trae pescado fresco directamente desde la ciudad portuaria de Obama, en el Mar de Japón. La carretera que conecta de la ciudad de Obama a la ciudad de Kioto se conoce como la “ruta de la caballa» y pasa justo al lado de nuestra casa en Miyama.

 

Así que esta vez compramos caballa en salazón desde la tienda/ camión para hacer “Shimesaba”, caballa marinada con sal y vinagre. La caballa ya estaba salada, así que solo necesitaba cortarlas y remojarla en vinagre de arroz. ¡Quedó delicioso con las hojas de Shiso que nos dio nuestro vecino! Por cierto, en nuestro pueblo hay la tradición de cocinar “Sushi Fermentado de Caballa”, y también hay un concurso de “Sushi de Caballa”. Espero poder enseñaros estos platos locales en este vlog.

 

Bueno, bueno, bueno, estamos un poco cansados ​​del calor del verano, pero la cosecha de arroz ha comenzado. Hemos oído decir que el arroz de Miyama es realmente delicioso. No podemos esperar más para comer el arroz recién cosechado.

 

¡Hasta pronto!

Comments are closed.